Situada en la parte más oriental del municipio y separándole de Arnuero, se encuentra la Ría de Ajo, estuario del río Campiazo que está incluida en la Red Natura 2000 merced a su declaración como Lugar de Interés Comunitario (junto a la Costa Central), Zona de Especial Protección para las Aves (junto a las cercanas Marismas de Santoña, Victoria y Joyel). Abarca una superficie de 444,5 hectáreas y se trata de una de las mejor conservadas de la costa de Cantabria, gracias a la escasa urbanización del entorno. En este amplio estuario se localizan los espartizales, marjales de tamariscos, cañaverales y carrizales que hacen de esta ría y de las cercanas marismas de Joyel, Victoria y Santoña un lugar de gran atractivo para las aves, convirtiéndolos en un punto fundamental de paso, tanto para aquellas de corto radio como para las de larga migración. Asimismo, estos lugares son para muchas una zona de invernada, llegándose a contabilizar hasta 20.000 individuos de 100 especies diferentes.

La ría también supuso en el pasado una gran fuente de recursos. Llegó a haber en Bareyo casi 30 molinos. Cerca de la iglesia de Santa María de Bareyo y en el límite entre los términos municipales de Meruelo y Bareyo, a orillas de la ría de Ajo, se conserva aún el molino de la Venera, construido en el año 1753.

Mientras que abundaban en toda Cantabria los molinos de río y los de mareas ( aprovechaban la fuerza de las mareas ), éste es uno de los escasos molinos mixtos ( de marea y de río ) que se conservan en la región. Se encuentra prácticamente inalterado con sus arquerías, presa, ruedas…

Los documentos constatan como decíamos antes, la existencia de casi 30 molinos, ocho de marea y 21 de río.