Casa solariega en la localidad de Ajo próxima al Faro del Cabo de Ajo, a escasos metros de la ría de Ajo y de las playas de la costa cantábrica, en un hermoso paraje rodeado de prados y bosque autóctono (encinas, avellanos, robles, laureles, madroños, espino albar, etc). Durante años, esta casa y la finca que la rodea, fue utilizada principalmente para fines ganaderos y agrícolas.

Hace unos años, se procedió a realizar obras de acondicionamiento de la casa. Se conservaron los muros de piedra originales y se adecuaron las diferentes zonas para vivienda a las exigencias de nuestros días, conservando en todo momento el encanto original del medio rural y la tipología de la zona (ladrillo macizo, suelo de barro natural hecho a mano, mobiliario artesanal, techos con vigas y tillo de madera, etc.). Igualmente, toda la decoración interior de las diferentes estancias se ha realizado integrando elementos que fueron utilizados durante años por por agricultores y ganaderos de la zona (herramientas, enseres y materiales de la época) junto con otros elementos mas propios de nuestros días. Todo esto convierte a Apartamentos Salvarrey en un lugar ideal para alejarse del ruido diario y disfrutar del encanto de un alojamiento rural sin renunciar a algunas de las comodidades de nuestros días.
paisaje (2)
Rodeando la casa encontramos una finca de mas de seis hectáreas de terreno (62.000 m2). Los amantes del senderismo podrán disfrutar recorriendo las diferentes rutas que pueden desarrollarse camino de la ria o en dirección al faro del cabo de Ajo por ejemplo y disfrutar de la flora y fauna autóctona. Al mismo tiempo los amantes del sol y la playa no tendrán que renunciar a sus deseos en favor de los amantes del campo pues a escasos metros podemos encontrar la playa de Antuerta o de Cuberris (Ajo), o a tan solo un centenar de metros La Arena (Isla).

Un remanso de paz para los amantes de la naturaleza

Rodeados por prados y bosque autóctono (encinas, avellanos, castaños, acacias, cagigas, laurel, etc.) y a pocos metros de la ría de Ajo.

Bareyo

El municipio de Bareyo es uno de los más hermosos y turísticos de la comarca de Trasmiera. Presenta un paisaje de contrastes: suaves praderas y hermosas colinas, tupidos bosques y apacible ría, escarpados acantilados y recoletas playas separadas por la Punta del Cárcabo.

Bareyo no solo atrae visitantes durante la época estival. Sus paisajes costeros que alternan acantilados con suaves colinas (destacando el Cabo de Ajo, el punto más norteño de Cantabria y el Cabo Quintres con sus 113m de altura), sus frondosos bosques y valles, así como su extenso patrimonio artístico atraen visitantes durante todo el año.

Se encuentra situado en la costa oriental de Cantabria, a 35 km. de Santander y 80 km. de Bilbao. Bien comunicado con el resto de localidades turísticas del entorno y a pocos kilómetros de la Autovía del Cantábrico (A-8). Se extiende en una superficie de 32 kilómetros cuadrados, con una población de unas 1.800 personas que se multiplica en verano hasta el punto de alcanzar los 10.000 visitantes, lo que es muestra de su importancia como centro de atracción turística en nuestra región.

El municipio lo componen tres pueblos: Ajo, capital y costa marina del término, es el punto más septentrional de la región, Bareyo que da nombre al municipio y Güemes, verde valle rodeado de bosques y montes.

La localidad de Ajo es el núcleo más importante del municipio, centro administrativo y de servicios y el lugar donde se situa el ayuntamiento.

Su situación costera y sus dos playas, Antuerta y Cuberris, convierten a Ajo en una de las localidades turísticas de Cantabria. Esta localidad destaca por su aspecto arquitectónico, ya que reúne un buen número de casonas barrocas dispersas por sus diferentes barrios ( Barrio de Camino o del Convento – núcleo originario de la localidad -, Barrio Lurcía…) y la monumental iglesia parroquial dedicada a San Martín de Tours, edificada a partir de 1592 en estilo gótico – renacentísta.

EL MUNICIPIO LO COMPONEN AJO, BAREYO Y GÜEMES

Situado en la costa oriental de Cantabria

Su situación costera y sus dos playas, Antuerta y Cuberris, convierten a Ajo en una de las localidades turísticas de Cantabria